Eritrea – Líder: El presidente Isaias Afewerki, en el poder desde 1993

 

Un habitante pasa por la sede del único proveedor de Internet del país, en Asmara. El gobierno controla la Internet y todos los medios eritreos, lo cual crea un ambiente restrictivo para la prensa. (AP/Andrew England)Un habitante pasa por la sede del único proveedor de Internet del país, en Asmara. El gobierno controla la Internet y todos los medios eritreos, lo cual crea un ambiente restrictivo para la prensa. (AP/Andrew England)

 

Cómo funciona la censura: los medios estatales son los únicos que tienen permiso para difundir las noticias; el último corresponsal extranjero acreditado fue expulsado en 2007. Hasta los periodistas que se desempeñan en la prensa estatal, objeto de una férrea censura, viven en el temor constante de ser arrestados por cualquier reportaje que pueda ser considerado como crítico del partido gobernante, o de que se sospeche que filtraron información a medios extranjeros. Los últimos medios privados fueron suspendidos y sus periodistas fueron encarcelados en 2001. Muchos de ellos permanecen tras las rejas: Eritrea es el país africano con el mayor número de periodistas presos. Ninguno de los arrestados han sido enjuiciados, y el temor a ser víctima de arresto ha obligado a decenas de periodistas a marchar al exilio.

 

Los periodistas exiliados tratan de proporcionar acceso a sitios web noticiosos independientes y a transmisiones de radio, pero la oportunidad de hacerlo es limitada debido a la interferencia de las señales y al estricto control sobre la Internet que ejerce la única empresa estatal de telecomunicaciones, EriTel. Todas las comunicaciones móviles deben pasar por EriTel, y todos los proveedores de servicio de Internet deben utilizar el nodo de interconexión controlado por el gobierno. El acceso a la Internet es extremadamente limitado y está disponible solamente por medio de lentas conexiones telefónicas. Menos del 1 % de la población se conecta a la Internet, según cifras de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, organismo de las Naciones Unidas.

 

Aspecto negativo a resaltar: Cinco periodistas independientes que fueron arrestados en 2001 pueden haber muerto en prisión, según personas que se han exiliado recientemente. Con acceso limitado a la información en Eritrea, el CPJ no puede verificar de manera independiente la muerte de los periodistas y continúa incluyéndolos en su relación de periodistas presos como modo de presionar al gobierno a rendir cuenta de la situación de ellos.

Commentaires